Dominique Khonde: el autoproclamado profeta evangélico que vende un ‘jugo milagroso’ en África

Miles de personas asisten a los sermones del 'profeta' Dominique Khonde en la República Democrática del Congo.

Eglise Liloba Na Nzambe, Dominique Khonde
Eglise Liloba Na Nzambe, Dominique Khonde.

El profeta Dominique Mpolo Khonde, al parecer nació en mayo de 1956, en la provincia de Bas-Congo. Es el representante legal de la iglesia evangélica Liloba ya Nzambe.

En 2015 recibió un reconocimiento por ser un servidor de la humanidad y ministro universal de paz. También le atribuyen una iniciativa de reconciliación entre tribus en conflicto, en los albores de la independencia al ofrecer pescado a estas tribus.

La ONG internacional Culpac, le otorgó el título de Ministro Universal de Paz. Este Consejo colabora con la ONU, la UE, la UNESCO.

Llegado a Kinshasa, fundó después de unos años la Asociación Internacional Liloba ya Nzambe que aparte de incluir la iglesia, cuenta con tres centros de salud (en Matete, Kimbanseke y Maluku).

El 4 de junio de 2016 en el Estadio de los Mártires de Kinshasa, tuvo lugar la ceremonia de elevación del profeta Khonde.

Dominique Mpolo Khonde reúne a más  de 80 mil personas en África Central.
Dominique Mpolo Khonde reúne a más de 80 mil personas en África Central, en una sola presentación.

El “jugo milagroso” del profeta Dominique Khonde

En la República Democrática del Congo las iglesias evangélicas están en auge, evidenciando que con las promesas de fe se pueden hacer buenos negocios.

El profeta Dominique vende un jugo milagroso por todo el país, que tiene un precio de 14 dólares, por medio litro. Esto equivale a la tercera parte de un salario promedio mensual.

No vende el jugo de manera pública en el estadio donde da los sermones, por el contrario, lo hace de una manera discreta en pequeñas comunidades rurales. Estas ventas le han hecho ganar millones de euros.

El profeta les dice a sus feligreses que no gaste el dinero en medicamento, sino que tome el jugo que el vende y hagan oraciones.

Antes de empezar atender un enfermo, tras otro para realizar las “sanaciones”, el profeta recibe unas donaciones en dinero de sus creyentes.

Las recetas que les manda a los enfermos es adquirir el jugo, independientemente de sus dolencias.

No existe ningún estudio que evidencia la eficacia del jugo. A pesar de esto las personas que lo compran dicen que cura el cáncer, el Sida, hepatitis B, epilepsia, entre otras enfermedades. Otro supuesto efecto del jugo es que devuelve la vida a bebés fallecidos.

Según el profeta, la sustancia activa del jugo es la “inspiración divina”. Algunos de los ingredientes del jugo son el zumo de limón y gasolina.

Debido a la gran demanda de este producto, en el futuro iniciaran su elaboración en una fábrica. El profeta no ha sido cuestionado por la comunidad internacional.