Silvestre Dangond lamentó el fallecimiento de Luis Aurelio Vives, padre de Carlos Vives

Silvestre Dangond le da sentido pésame al cantante Carlos Vives.

Carlos Vives Silvestre Dangond
Carlos Vives / Silvestre Dangond.

El padre del artista colombiano Carlos Vives, Luis Aurelio Vives, falleció el pasado lunes 5 de abril de 2021 a sus 91 años en su casa en Santa Marta. Muchos han lamentado su partida, incluyendo al artista vallenato Silvestre Dangond.

Según fue informado por familiares del fallecido, el médico de 91 años murió por complicaciones de salud asociadas a su avanzada edad. Sin embargo, su hijo Juan Enrique Vives no descartó un posible caso de Covid-19 que haya acelerado la situación.

Luis Aurelio Vives fue un médico otorrinolaringólogo bastante reconocido en Santa Marta y popular por sus contribuciones a la ciudad.

Carlos Vives y su padre

Nunca abandonó la capital del Magdalena, por lo que le era difícil reencontrarse con su hijo Carlos Vives, quien se mudó a la ciudad de Bogotá por causa de su carrera artística.

El fallecido sufrió Parkinson durante algunos años, por lo que Carlos Vives siempre aseguró que compartía el mayor tiempo posible con su padre, sin embargo, sus múltiples ocupaciones llevaban a que se tratara de espacios limitados.

Muchos lamentaron la muerte de Vives y expresaron su solidaridad a los amigos y familiares por su significativa pérdida, uno de ellos, el también cantante vallenato residente en Miami, Estados Unidos, Silvestre Dangond, lo hizo a través de su cuenta de Twitter.

‘Charles’, es así como Dangond llama en confianza al músico samario.

No obstante, tan solo hace pocas horas, Carlos Vives se pronunció sobre la muerte de su padre a través de un emotivo mensaje en su cuenta de Instagram.

En la publicación puede verse un video con fotografías de Luis Aurelio en distintas etapas de su vida con la canción Los buenos tiempos, de Carlos Vives, como música de fondo.

El samario asegura sentirse desamparado, y que todo lo que hizo y fue durante su vida, fue gracias a su papá.

Finaliza el mensaje diciendo:

Yo sé que él vivirá eternamente en nosotros sus hijos, en nuestra familia, en nuestros amigos, en nuestra ciudad. Y que siempre lo vamos a recordar con esa sonrisa de niño que lo acompañó toda su vida.