María del Pilar Hurtado, seguirá inhabilitada por su participación en las ‘chuzadas’ del DAS

María del Pilar Hurtado era la inteligencia ilegal de Álvaro Uribe Vélez
María del Pilar Hurtado era la inteligencia ilegal de Álvaro Uribe Vélez.

La exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado amiga del expresidente Álvaro Uribe Vélez recibió una mala noticia por parte del Consejo de Estado.

La sanción disciplinaria contra la exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado Afanador, sigue en firme por haber tenido participación y responsabilidad de manera directa en el escándalo de las ‘chuzadas’ del DAS.

Esta decisión fue tomada por el Consejo de Estado, por lo cual seguirán vigentes los 18 años de destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos, de la exdirectora del entonces Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).

Pilar Hurtado había interpuesto una demanda que buscaba anular la destitución e inhabilidad; que le impuso la Procuraduría General en 2010, por el escándalo de las chuzadas.

Los argumentos de Hurtado fueron que el Ministerio Público: “se fundamentó en pruebas no sometidas a contradicción” y que tampoco, según ella, explicó “en qué consistió el complot contra la Corte Suprema de Justicia y de los demás personajes de la vida nacional para desprestigiarlos, ni las pruebas en que se basó”.

La respuesta del Consejo de Estado fue: “El intento de la demandante para demostrar su inocencia resultó inferior a la contundencia de las pruebas que evidencian lo contrario. De los supuestos fácticos y jurídicos emerge la responsabilidad disciplinaria de la actora y la legalidad de la sanción impuesta”.

El caso de María del Pilar Hurtado

Entre el 30 de agosto de 2007 y el 22 de octubre de 2008, durante el segundo periodo del expresidente Álvaro Uribe Vélez; Hurtado ordenó a funcionarios del DAS realizar labores de seguimiento a 11 magistrados de la Corte Suprema de Justicia; a la exsenadora Piedad Córdoba y al abogado Ramiro Bejarano.

Fue condenada por los delitos de violación ilícita de comunicaciones, abuso de función pública, concierto para delinquir, peculado por apropiación y falsedad ideológica en documento público.