Las sospechas que envuelven el crédito público de la Gobernación de Bolívar por $20 mil millones de pesos

Vicente Antonio Blel Scaff, gobernador en Bolívar en presuntos actos de corrupción
Vicente Antonio Blel Scaff, gobernador de Bolívar en presuntos actos de corrupción.

En noviembre del año pasado fue aprobado el crédito público de la Gobernación de Bolívar de Vicente Antonio Blel Scaff, hermano de la senadora del partido Conservador Nadia Blel por 20 mil millones de pesos, para invertir en planes de “Bolívar Primero” tales como: la superación de la pobreza, calidad educativa y fortalecimiento integral de seguridad y convivencia, esto en cumplimiento del Plan de Desarrollo.

Este cupo de endeudamiento tendrá un desembolso para los próximos tres años de gobierno en un 40%, 30% y 30% respectivamente. También contará con un periodo de pago al capital de 8 años y un año de gracia.

El gobernador de Bolívar vienen de la clase política que ha saqueado al departamento.

Ante dicha aprobación, Funcicar ha venido realizando un seguimiento especial al crédito público, dejando entrever algunas situaciones que llaman la atención.

Las incógnitas alrededor del crédito público de la Gobernación de Bolívar

Funcicar ha dado a conocer algunas observaciones que llaman la atención dentro del proceso, como el hecho de que no se encuentran publicados los precios unitarios, ni el análisis para la formulación de estos.

Es importante conocer esta información “para que los interesados puedan presentar su oferta con la base de los ítems requeridos por la entidad; así como les permite verificar a la ciudadanía que los costos responden al mercado”, aseguró Funcicar.

A esto se le suma que existe una ausencia de estudios técnicos de los proyectos publicados, que den cuenta de los detalles de la obra a realizar, como precios diseños, planos, entre otros.

Existe una falta de interés por parte de la administración departamental en la realización de un ejercicio de planeación completo; que demuestre la necesidad y la forma en que se pretende resolver la problemática.

También se puede ver afectada la ejecución, debido a que “la experiencia específica y del personal es limitada y afecta de manera injustificada la pluralidad de oferentes”, dio a conocer Funcicar.

Teniendo en cuenta que el presupuesto para algunas obras es de $65 mil millones, exigir un solo contrato como experiencia es realmente limitante; ya que pocos profesionales habrán ejecutado contratos por esa suma, lo cual no es garantía de que cuenten con la capacidad de ejecutar la obra.