Álvaro Uribe Vélez, entre amores y odios del pueblo colombiano

Abucheos y apoyo para Uribe
Abucheos y apoyo para Uribe.

Álvaro Uribe se mueve entre amores y odios, mientras unos lo admiran y se muestran agradecidos por su gestión como presidente; otros lo repudian y lo desprecian. Su presencia en Corozal da muestra de esto, mientras unos lo aplaudían otros gritaban arengas en su contra como muestra de su indignación por su presencia.

“A Uribe lo repudian y desprecian en toda Colombia. También lo sacaron corriendo de Corozal y le gritaban ‘Uribe paraco el pueblo está verraco’”, señaló el senador Alexander López Maya.

Álvaro Uribe Vélez (2)
Álvaro Uribe Vélez, líder del Centro Democrático.

El expresidente y exsenador, jefe máximo del Partido Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez sigue su periplo por los pueblos y ciudades de Colombia: Planeta Rica, Corozal, Montería, Santa Marta, Lorica.

En la población de Corozal también se repitió el episodio en Santa Marta, donde un grupo de opositores al expresidente se levantó gritando arengas e insultos contra el exmandatario tildándolo de paraco; haciendo alusión a las diferentes denuncias en su contra por vínculos con los paramilitares.

Gritan su indignación recordando los hechos por los cuales ha sido denunciado el exmandatario de los colombianos, como los mal llamados falsos positivos que se dieron por ejecuciones extrajudiciales por parte de algunos militares en conjunto con los grupos paramilitares de las AUC.

Sumado a esto, los escándalos acaecidos durante el gobierno del presidente Duque como la fallida reforma tributaria que dio origen al estallido social del año anterior y la forma como este autorizó aplicar todo el poder de la Policía Nacional para repeler las manifestaciones.

Esta represión a las marchas generada por las protestas en contra de su gobierno fue catalogada por la Organización de las Naciones Unidas como una masacre en contra de los protestantes.

Las redes sociales muestran visiblemente la polarización existente en la población colombiana porque mientras unos atacan; otros defienden.

Para algunos Uribe es un legado de trabajo, compromiso y resultados; mientras que para otros es el símbolo del fascismo, la corrupción y el paramilitarismo en el poder.