El Gobierno prefiere dejar a Mancuso libre para que no hable

Salvatore Mancuso
Salvatore Mancuso.

La Cancillería tuvo que radicar cuatro peticiones formales, ante las autoridades de los Estados Unidos para que se enviará a Colombia, al exjefe paramilitar Salvatore Mancuso Gómez, considerado uno de los máximos jefes de las Autodefensas; pero no sirvió de nada: Mancuso logró la deportación a Italia.

Colombia falló varias veces en hacer la petición de extradición, ya que se habría demorado o lo hizo de manera indebida. Distintos sectores han cuestionado las gestiones realizadas para traer a Mancuso al país, pues existe un temor respecto a su testimonio, pues es considerado valioso para lograr la verdad sobre crímenes cometidos por grupos paramilitares y sus cómplices.

Mancuso tiene asuntos pendientes con la justicia colombiana, por cerca de 75.000 crímenes, pero su defensa se valió de diferentes argumentos para evitar su regreso al país. Uno de ellos fue que tiene doble nacionalidad, tanto colombiana como italiana.

¿Por qué el Gobierno no quiere el regreso de Mancuso?

Mancuso ha dejado ver su interés en aportar a la verdad, pues tiene información que es indispensable para reconstruir la guerra que ha asolado al país. Ejemplo de ello, es la investigación que hoy tiene en juicio al ganadero Santiago Uribe, hermano del expresidente Álvaro Uribe.

A su vez, ha manifestado estar dispuesto a declarar en el caso por presunto soborno y fraude procesal contra el expresidente Uribe. El exparamilitar ya tuvo una reunión con los congresistas Piedad Córdoba, Rodrigo Lara y con el ahora senador Iván Cepeda.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), también desea saber cómo puede contribuir a destapar nexos entre sectores políticos y económicos con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

El exparamilitar también quiere demostrar que antes de ser comandante de las AUC, ayudó a varios oficiales a ejecutar misiones, en calidad de civil. Según Mancuso, su poderío se logró con la complicidad de oficiales de Policía y Ejército.

Un capítulo importante de la historia que Mancuso podría ayudar a reconstruir es la “paraeconomía”, pues al parecer hubo empresarios que contribuyeron con las AUC. Su defensa ha declarado que hablará de carboneras, madereras, camaroneras, distribuidoras de carros y petroleras.

Si Mancuso no regresa a Colombia, se estarán afectando los derechos de las víctimas y al esclarecimiento de la verdad, lo cual impediría construir un país en paz.