Argos pagará millonaria multa a EE.UU por cometer actos de corrupción y violar la ley

Argos tendrá que pagar millonaria multa a Estados Unidos por culpa de dos exfuncionarios
¿También Argos hizo esto en Colombia?

Dos exempleados de una pequeña oficina en Pooler, un poblado del estado de Georgia, terminaron forzando a Argos USA a firmar un acuerdo con el Departamento de Justicia de EE. UU que compromete a esa compañía a pagar una multa de 20 millones de dólares.

El Colombiano fue quien reveló este expediente donde la empresa de Cementos tendrá que pagar por violar leyes antimonopolio.

Cabe recordar que El Grupo Argos es un conglomerado colombiano con grandes inversiones en el sector de la energía y del cemento.

Su compañía cementera Argos tiene operaciones no solo en Colombia, también en Estados Unidos, Panamá, Honduras y el Caribe.

¿Por qué Argos tiene que pagar tanto a EE.UU?

El Tribunal del Distrito Sur de Georgia, división de Savannah, corroboró que esas dos personas, las cuales ya no trabajan con Argos, participaron “en una conspiración para suprimir y eliminar la competencia fijando precios, manipulando licitaciones y asignando mercados para las ventas de concreto premezclado”.

Los sujetos aprovecharon sus cargos para aliarse con terceros y fijar precios por debajo de lo estipulado en el mercado, con lo cual afectaron la libre competencia en el área metropolitana de Savannah y Statesboro, en Georgia, y en Hilton Head Island, Carolina del Sur.

Cambios de precios en combustible

De acuerdo al expediente federal, incluyeron de forma irregular “cobros y recargos por combustible y tarifas ambientales, y presentaron ofertas a los clientes a precios colusorios y no competitivos”.

Con esto, lo que se hizo fue monopolizar la venta de cemento en la región mencionada anteriormente y terminaron por romper los límites establecidos en la llamada «Ley Sherman«.

La Ley Sherman es una norma de 1890 que se emitió para limitar los monopolios y que prevé multas de hasta 100 millones de dólares.

Dada toda la situación, Argos no tuvo reparo en aceptar los actos de sus funcionarios y colaboraron con la justicia para desentrañar la red corrupta que tenía a sus dos líderes enquistados en sus oficinas de Pooler.