El Ejército colombiano: Amigo de las FARC y de los Paramilitares según investigación de Semana

Operación Bastón EJERCITO COLOMBIA
El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo. Contó que han judicializado 13 personas por cuenta de esas operaciones.

La investigación de la Revista Semana reveló vínculos por parte de miembros del Ejército colombiano con la exguerrillas de las FARC y con disidencias de las mismas, la operación Bastón una investigación realizada para descubrir la corrupción dentro de esta institución, dejó resultados sorprendentes.

Los altos mandos del Ejército hacían negocios con las bandas criminales como el Clan del Golfo y la Oficina de Envigado, les vendían armas, salvoconductos y hasta trabajaban en conjunto para controlar las rutas para las exportaciones de drogas.

Operación Bastón

Por lo menos 20 misiones oficiales reportó el Ejército en un documento soportado en videos, imágenes y archivos de todo tipo, tras el ingreso de Colombia a la OTAN como socio, en el gobierno de Juan Manuel Santos en el año 2017 comenzó la investigación contra por lo menos 63 generales del Ejército.

Por lo menos 16 generales, 128 oficiales, 122 suboficiales y cerca de 35 civiles se encontraron cometiendo posibles actos de corrupción.

Algunas de las 20 misiones de la Operación Bastón:

  • Operación Harel
  • Operación Gandara
  • Operación Cóndor
  • Operación Falange
  • Operación Alfil
  • Operación Isidoro
  • Operación Gavilán

Las misiones revelan millonarias coimas que recibieron generales y miembros del Ejército por parte de las FARC y disidencias, contratos de infraestructura al estilo de los Nules donde desviaban fondos y se los repartían entre ellos.

Algunos miembros del Ejército estaban en las nóminas de las BACRIN, participaban en los negocios de la minería ilegal y en las rutas del narcotráfico en la Región Pacifica de Colombia. Escandalosas revelaciones que dañan la imagen de una de las instituciones más importante de estado colombiano.

Contratos irregulares y desvió de fondos en la división administrativa del Ejército, un derroche de corrupción en una de las instituciones más cuestionada en los últimos tiempos de Colombia.

»Bastón, así como todas las misiones de contrainteligencia de nuestra #FuerzaPública, continuarán. El objetivo de la contrainteligencia es prevenir, detectar y neutralizar amenazas internas y proteger la integridad de las Fuerzas, siempre en el marco de la Ley»: Carlos Holmes Trujillo.