Daniel Quintero Calle ¿Se unió con el uribismo en Medellín?

Daniel Quintero Calle ¿Se unió con el uribismo en Medellín?
Daniel Quintero tiene una lucha interna con el sector empresarial de Medellín que es uribista.

Daniel Quintero, alcalde de Medellín, ha manifestado tener diferencias con el expresidente Uribe y sus políticas; pues en su candidatura se definió como independiente y sin maquinarias.

Es válido recordar que ha hecho parte del Partido Liberal y le hizo campaña a Santos para su reelección (Fue viceministro de Santos). A su vez, fue uno de los asesores clave en la campaña presidencial, de Humberto de la Calle.

Luego de que el candidato liberal perdiera las elecciones, y de que el partido decidiera apoyar a Iván Duque para la segunda vuelta, decidió renunciar públicamente a su militancia y apoyó a Gustavo Petro.

¿Daniel Quintero es realmente “alternativo”?

Las decisiones que ha comenzado a tomar Quintero, permiten preguntarse si realmente el suyo es un gobierno “alternativo” e “independiente”, como dijo en campaña.

Algunos de sus hombres de confianza, mantiene comunicación con sectores políticos tradicionales, especialmente del Partido Liberal. Un ejemplo muy claro, es su secretario de Hacienda, Óscar Hurtado; el cual se ha visto envuelto en el escándalo de Metrosalud, por acusaciones de conflicto de interés o tráfico de influencia.

Quintero demandó al consorcio CCC, constructor de Hidroituango, conformado por tres empresas, dos de ella paisas: Conconcreto y Ramón H; e Integral S. A., firma diseñadora y asesora del proyecto.

Aceptó la renuncia de la totalidad de la junta de Empresas Públicas de Medellín (EPM), además se saltó su gobierno corporativo para tomar decisiones sobre el futuro de la empresa.

También aceptó la renuncia de siete miembros de la junta de Ruta N, aludiendo que, no tuvieron en cuenta a sus miembros para el nombramiento del nuevo gerente, aunque hace parte de sus funciones. Esto significa que, al parecer las renuncias se dieron por el manejo que el mandatario les está dando a estas instituciones.

Estas decisiones han llevado a pronosticar que, los sectores que más salen perdiendo dentro de su plan de desarrollo, son precisamente los que sustentan lo alternativo.

se torna más evidente su cercanía con las viejas prácticas de la política tradicional (con investigaciones, contratistas cuestionados y secretarios enredados); esto se ha ido evidenciando en el apoyo que le han dado sus antiguos “opositores”.

El uribismo que se había declarado como independiente, se ha ido convirtiendo en su mayor respaldo en el Concejo, especialmente en la toma de decisiones, donde ha sido apoyado abiertamente incluso en redes.