La Silla Vacía | Opinión

La Silla Vacía
La Silla Vacía / Escrito por Juan Pinzón / Opinión.

Para muchas personas la simbología de ver una silla vacía, trae a su memoria hechos importantes de varios escenarios vividos en la historia de Colombia, tales como la silla vacía del Proceso de Paz en el Caguán o la silla vacía en varias ocasiones en el Senado. Pero ésta Silla vacía de la cual les vengo a hablar en este escrito no es una silla cualquiera, ésta es la que representa la desunión y el compromiso que tiene con los ciudadanos, el Sector Público y los Alcaldes de varias ciudades de nuestro país por parte del Gobierno Nacional encabezado por el presidente de la Republica Iván Duque Márquez.

Escrito por: Juan Pinzón

Lo ocurrido en el último mes en el territorio colombiano nos hace ver que esta silla vacía no solo se presenta en los actos de reconciliación que realizó la alcaldesa de Bogotá Claudia López, sino que nos demostró a todos los ciudadanos cuál es su compromiso con el acuerdo de paz.

Tal vez muchas personas no pensaron las consecuencias de hacer trizas ese proceso y que estas consecuencias no solo se verían en las zonas apartadas del país donde son golpeados por la violencia y el abandono estatal, sino como lo hemos evidenciado en estos últimos días, esa violencia ha afectado de una forma implacable a la ciudadanía de la capital del país y especialmente a los jóvenes que han perdido el miedo a reclamar sus derechos y exigir el cambio que necesita el país.

Este Gobierno ha demostrado que realmente  no cree en la reconciliación, ni con la Guerrilla, ni con los Jóvenes, ni con los ciudadanos más vulnerados, ni los Campesinos, ni con las comunidades Indígenas y Afro, solo piensa en beneficiar a su círculo más cercano y como consecuencia de esta problemática no se ha llegado a la verdad y reparación, o al menos esto es lo que nos muestran los hechos que enlutan a nuestro país; los colombianos estamos viviendo un total abandono por diferentes frentes que hace que  cada día que pasa nos sintamos más vulnerables ante las entidades del Estado Colombiano.

En estos dos años de mandato de Iván Duque como presidente de Colombia, han sucedido diferentes hechos que afectan directamente a todos, como lo son La reforma económica que hizo a finales del año pasado que perjudicó directamente a la clase media del país buscando recaudar más dinero; meses después el Presidente y el Ministerio de hacienda se dieron cuenta que esta reforma no era adecuada para lo que se estaba viviendo actualmente y el acontecimiento de la llegada de la Pandemia al país agudizó la situación de los colombianos para afrontarla, además de esto, el dinero no era suficiente, por esto, se  decidió por parte del gobierno usar un porcentaje del PIB  que sería del 11% que equivale a 117 Billones de Pesos, pero este no fue usado en su totalidad ya que después del informe del Observatorio de la Universidad Javeriana se evidenció que de ese 11% del PIB que se dijo  que se usaría, el 6% son  garantías de créditos, no recursos gastados en atención a la emergencia; lo que hace que los traslados del fondo de Mitigación de Emergencias y de otras fuentes equivale a 3.6 Billones que es igual al 0.34% del PIB y no como lo dijo el presidente;  y así nos podemos quedar nombrando más hechos donde claramente se demuestra la cantidad de errores que ha tenido este Presidente que en campaña hizo muchas promesas hasta el momento incumplidas.

La silla vacía no solo se ve  en el gobierno, sino también por parte de los diferentes medios  de comunicación encabezados por RCN , Revista Semana, Caracol  y periodistas proclives al Gobierno que en ocasiones se convierten en una  una extensión de la “Oficina de prensa de presidencia“, ya que en vez de informar de manera veraz  la gravedad de lo que sucede en Colombia, tergiversan los hechos, como lo hicieron con lo acontecido en las noches del 9 y el 10 de septiembre en Bogotá , donde la protesta por la muerte del Señor Javier Ordoñez por parte de la policía, fue reprimida de manera violenta y murieron 11 personas por balas disparadas por la policía, existiendo un sinnúmero de evidencias sobre lo ocurrido. Sin embargo, dichos Medios de Comunicación se quedaron contando el número de CAIS destruidos, pero muy poco sobre las víctimas de esas noches y las cuestionables actuaciones por parte de miembros de la policía.

Yo les pregunto a estos medios ¿Vale más tener al Estado de su parte para no ser censurados, que su vocación y ayuda como periodistas hacia un pueblo que pide verdad y justicia mostrando la realidad de un país, en el cual nacieron y en el que ahora están matando gente? Es hora de unirnos como periodistas para honrar a los ciudadanos asesinados y buscar un mejor futuro para las nuevas generaciones, donde puedan ejercer su derecho a manifestarse frente a hechos que los afectan, O ¿Ese es el legado que quieren dejarle a las nuevas generaciones?

La Policía Nacional también se ve manchada por esta  Silla Vacía la cual hace que sus miembros no lleven un conducto regular en los  diferentes procesos que realizan a los ciudadanos, es inadmisible que se haga una Rueda de Prensa por parte del Ministro de Defensa de Colombia y la Policía y digan que van a individualizar a los policías que se vieron involucrados en abuso de autoridad; es irónico que cuando tienen un logro, el Ministro y la cúpula sí hacen  parte de la  policía pero cuando existen malas actuaciones,  individualizan y ellos se desvinculan y no asumen las consecuencias de estas conductas.

En estos casos el ministro de defensa y la policía también deben hacerse cargo y deben asumir su responsabilidad; no es solo lavarse las manos sobre estos hechos decir que van a investigar y ya, ¿dónde están los cambios que dicen estar haciendo en esta institución? De alguna parte tuvo que haber salido la orden de disparar sobre los ciudadanos ¿o acaso sus miembros se mandan solos? ¿Cómo están realizando las incorporaciones a las personas que buscan ser parte de la institución? ¿Qué tipo de formación están recibiendo? ¿Hay claridad de mando o ellos se mandan solos? Señores, no solo es salir a decir que ellos reciben órdenes del Gobierno Nacional y Local sino demostrarlo, ya que claramente los hechos demuestran todo lo contrario.

Muchas personas se sintieron ofendidas por el tema del papelito en el acto de reconciliación convocada por la alcaldía de Bogotá, pero pareciera que se le olvido un hecho que paso esa misma semana; el asesinato de una mujer y su sobrina de 12 años, donde sus asesinos colocaron un papelito; con este hecho no se vio igual indignación por parte de los mismos que protestaron por el hecho del papelito en el acto de reconciliación. Es por esto que pregunto, ¿Sera que el acto de indignación se da de acuerdo a lo que representan las personas en la sociedad? ¿Dónde están esos indignados que nunca se vieron sentar su posición sobre el asesinato cometido contra las dos mujeres? Lo anterior confirma que muchos políticos, personajes públicos y ciudadanos son selectivos al momento de generar una desavenencia sobre diferentes hechos que hemos venido viviendo en el país y eso que dicen que todas las vidas son igual de importantes.

Es por esto que invito a todos los ciudadanos a que no hagamos parte de esta Silla Vacía, busquemos la unidad de todos en la exigencia al Presidente de la República de gobernar para todos los colombianos y no solo para un sector que lo apoyó en su campaña, de igual manera se debe extender esta exigencia a sus Ministros, ya que su trabajo es velar por el beneficio de todos los colombianos.

También debemos exigir la no estigmatización de la oposición y a los ciudadanos que tienen puntos de vista diferentes frente a su forma de hacer política; donde se ha visto afectada la seguridad de muchos ante la mirada indiferente del Gobierno Nacional. Al contrario, estas voces deberían ser escuchadas ya que estas diferencias podrían ayudar a construir un país donde quepamos todos, no nos quedemos impávidos ante este desgobierno ya que seremos actores pasivos y cómplices de esta situación.