Las dos caras de Sayco ¿Corrupción o ayuda a los creativos musicales?

Sayco
¿Qué piensa al respecto?

Se ha detectado que Sayco ha aumentado sus tarifas, dada la situación actual, para los conciertos virtuales, lo que ha llevado a varios empresarios a disgustarse por esta situación. Lo que no se sabe que es, o gracias al pago de ello, ¿Se retribuye al trabajo de los creativos o se invierte en otras inversiones ajenas a sus propósitos?

«Hace unas semanas, tuvimos la posibilidad de hablar con Sayco para hacerles unas peticiones con el tema de la pandemia. Les pedimos que con esta emergencia, que puede prolongarse por más de 18 meses hasta que retomemos actividad comercial, deberían optar medidas para que se rebajen las tarifas. Su respuesta fue un nuevo manual de cobro”

-Allan Acosta, vocero de Asocespro, la Asociación Colombiana de Productores de Espectáculos.

¿Se está aprovechando Sayco de la situación?

La discusión se da porque Sayco dio a conocer un documento, el 20 de mayo, donde regula las presentaciones de artistas a través de plataformas que no están licenciadas en Internet.

“Hay que flexibilizar las tarifas responsablemente, porque Sayco tiene una carga financiera de 9.000 socios a los que beneficia mensualmente con pagos entre 300.000 y 2’500.000 pesos. De lo contrario, se pone en riesgo la existencia de la sociedad«

-Rafael Manjarrez, vicepresidente de Sayco.

Es decir, cualquier evento o presentación, sea con cobro o gratuito para el público, deberá aportar un porcentaje de su recaudo a la sociedad de autores, tal como sucede con los espectáculos presenciales.

Son muchos apartados los que se debe tener en cuenta, y más, sabiendo que muchas personas no van a querer pagar por un concierto virtual.

Además, el reinventarse con conciertos a través de las aplicaciones disponibles para ello, requiere de un escenario, ambientación, buen sonido y pago de licencia para transmitir.

De esto, también viven los artistas

Teniendo en cuenta lo anterior, pagar más de 20.000 mil por un concierto, va a sorprender negativamente a muchas personas, y si no se cobra, los productores no podrán pagar a Sayco.

Y si no se paga a Sayco, no se compensa a los creadores de obras y títulos de canciones que muchos han cantado en voces ajenas al compositor.

Son derechos de autor y ellos pueden defenderse con ello. De igual forma, es inculcar respeto por la cultura musical y por el empeño de un artista para componer sus letras.

La cultura y la creatividad también merecen respeto y aportes económicos, pero ¿Será siempre así?

Condiciones de Sayco

Las tarifas de Sayco, vienen acompañadas con unas condiciones, entre esas, que NO se les cobrará a los músicos que interpreten sus propias canciones.

Las canciones ya sea que se expresen en:

  • Sitios en línea como YouTube, Instagram, o Streaming musical (Spotify, Deezer, Apple Music, Claro Música), ya cubiertas por LatinAutor.

Sin embargo, en algunas ocasiones se les ha cobrado a los mismos compositores por usar sus propias letras.

Por otro lado y para calmar la situación, los costos están siendo acordados entre Sayco y los empresarios, ya que, el simple hecho de usar una creación de una obra involucra procesos legales con los derechos de autor.

La negociación está avalada por la Dirección Nacional de Derecho de Autor, entidad adscrita al Ministerio del Interior.

En cabeza de Carolina Romero, resaltan que el cobro del uso digital no es nuevo y son asuntos flexibles que se pueden negociar con las partes.

Descontento con los empresarios

La discordia no es por pagar derechos de autor, pues los productores de eventos saben que se debe pagar a aquellos compositores por tan auténticas letras.

El problema radica en los excesivos pagos que se deben cancelar para los conciertos virtuales.

Y porque, en algunas ocasiones, no se sabe a dónde va a parar ese dinero.

“Las tarifas estaban establecidas para los conciertos y plataformas digitales en un 3 por ciento. Cuando sucede todo el tema de la pandemia, cuando debimos reinventarnos en el tema digital, Sayco subió las tarifas entre 7,5 por ciento y 12,5 por ciento”

-Allan Acosta, vocero de Asocespro

Empresarios

Camilo Parra, responsable de haber traído a Colombia a Lenny Kravitz, Primus, Offspring, Marco Antonio Solís y Matisyahu, comentó:

«Lo veo un poco como un tiro al aire, porque de ahí a que puedan hacer cumplir esas tarifas, va a ser muy complicado. En este momento no tienen el pretexto de los permisos (que Sayco emite para que se pueda llevar a cabo un espectáculo presencial)”

Por otro lado, el compositor e intérprete Juan Gabriel Turbay, integrante de Poligamia y quien está afiliado a Sayco, dijo:

“Ese es el problema: la gente no sabe lo que está pagando, no sabe si es una ley o por qué les cobran. Es muy raro el concepto por pago de derechos de autor en este país, la cosa es que los empresarios y los autores de las canciones tienen una relación simbiótica: si uno no vive; el otro, tampoco”