La traición de la empresa Alpina a los lecheros colombianos

La traición de Alpina a los lecheros colombianos
"Alpina prefirió importar": Javier González

El gremio lechero colombiano conformado por los productores y campesinos locales, denunció lo que se consideraría una traición por parte de la empresa Alpina, que habría importado miles de toneladas de leche y reducido el precio de compra a los ganaderos del campo colombiano.

Crisis de la economía y el sector lácteo en Colombia

Desde que se comenzaron a tomar medidas en el territorio nacional debido a la pandemia por COVID-19, los ganaderos aseguran haber incrementado la fuerza de su trabajo para garantizar que los productos lácteos no falten en la canasta familiar y en la mesa de los colombianos.

El sector lácteo, entre algunos otros, no ha tenido descanso, ya que se contempla como una de las excepciones del decreto presidencial que estableció cuarentena obligatoria desde el 25 de marzo de 2020.

Esto, debido a que el gobierno no podía permitir que escaseara la producción de alimentos y productos de primera necesidad en medio de la crisis.

Sin embargo, junto a las fatales consecuencias que ha traído consigo la emergencia sanitaria en materia de empleo y la caída de la economía, se ha visto una significativa disminución en la capacidad de compra de muchos colombianos.

Las ventas de ciertos productos han venido disminuyendo, generando también crisis financieras en las empresas productoras que tratan de mantenerse a flote pese a la disminución en las ganancias.

Algunas de ellas, en su mayoría emprendimientos pequeños, medianos y campesinos locales, se han visto forzadas a cerrar y abandonar sus actividades por la imposibilidad de sostenerse sin recursos.

«Alpina prefirió importar»

Esto es lo que más ha indignado a los ganaderos colombianos que aseguran que empresas como Alpina, con la cual siempre han trabajado, en lugar de fortalecer el comercio y la producción local para la reactivación de la economía nacional, han decidido importar aquellos productos que bien podrían comprar a los nacionales.

Favoreciendo así la economía de productores extranjeros por encima de la economía local, regional y nacional.

Además, según representantes del gremio, Alpina habría disminuido un 5% del precio pagado a los ganaderos por la compra de sus productos.

«…estamos preocupados porque la empresa con la que siempre hemos trabajado, hoy, nos da la espalda; prefieren importar leche en polvo y no pagarnos lo justo por nuestros productos, 100% colombianos y naturales.»

Afirmó Javier González

Ante esta denuncia, Alpina respondió con un comunicado el pasado 18 de julio, expresando que, contrario a lo que afirman los ganaderos de Fedegan, no importaron 40.000 toneladas sino solamente 1.800 toneladas de leche en polvo para abastecerse en épocas de sequía en el país, y según aseguran, eso representa menos del 4% del total de la leche requerida por la empresa.

Sin embargo, el sector lácteo colombiano viene siendo golpeado desde años atrás, en gran parte por la firma de los tratados de libre comercio.

TLC: ¿Responsable de la posible extinción del sector lácteo colombiano?

Los tratados de libre comercio firmados con Estados Unidos y la Unión Europea, han puesto al sector lácteo colombiano en una posición difícil en su lucha por mejorar su esquema y ser competentes en un salvaje mercado global.

El gremio lácteo de Asoleche afirmó que para el caso de Estados Unidos, por ejemplo, se negociaron contingentes arancelarios que irían disminuyendo progresivamente hasta alcanzar el 0% proyectado para el 2026 y, de esta forma, las importaciones de productos lácteos quedarían completamente libres de arancel y  de manera ilimitada.

Para el caso de la Unión Europea, aseguran que el comportamiento de los contingentes arancelarios para importaciones de lácteos sería bastante similar, hasta encontrarse liberalizadas para el año 2028, según sus proyecciones.

Debido a la incapacidad de competir con estos grandes productores mundiales de lácteos, en lo que corresponde a calidad y precio, los productores y ganaderos colombianos quedarían fuera del mercado y estarían, en este momento, en lo que muchos han llamado una cuenta regresiva que culminaría en 2026 o 2028.

Cada tonelada de leche que sea importada, corresponde a una pérdida significativa para la industria local y nacional, debilitando los sectores económicos propios.

¿Qué piden los lecheros colombianos?

El entonces presidente ejecutivo de Asoleche y hoy Director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Porkcolombia, Jeffrey Fajardo, expresó:

“Definitivamente el sector lácteo requiere una reformulación urgente de todos los mecanismos de política pública que han pretendido aislarlo del fenómeno del mercado mundial y, de paso, transitar hacia un esquema mucho más competitivo, es decir, guiado progresiva y crecientemente por el mercado”

Por su parte, el director de Cedetrabajo, Mario Alejandro Valencia, sugiere que el país no debe seguir importando mercancías del extranjero antes que apoyar la fuerza de trabajo nacional.

Esto es lo que el economista llama un «esquema económico insostenible».

  • ¿Por qué en Colombia se exporta menos e importa más?

Expertos manifiestan que se hace necesaria la implementación de nuevas tecnologías que permitan disminuir los costos de producción de la leche desde el primer eslabón, de forma que el precio de venta pueda ser competitivo en el mercado nacional y contrarrestar las importaciones; además de contar con una planeación estratégica, y un nuevo esquema de pago al productor.