Piedad Córdoba, ¿una llegada dañina al Pacto Histórico?

Piedad Córdoba se une al Pacto Histórico
Piedad Córdoba se une al Pacto Histórico.

La política y polémica abogada colombiana, Piedad Córdoba, anunció a través de redes sociales la adhesión de su movimiento, Poder Ciudadano Siglo XXI, a la coalición del Pacto Histórico para las elecciones de 2022.

Aún se desconoce si Córdoba será precandidata presidencial del Pacto Histórico, o si será una de las cartas de la coalición al Congreso de la República.

Piedad Córdoba
Piedad Córdoba.

Los miembros del Pacto Histórico

El Pacto Histórico es una coalición de diversos partidos y movimiento políticos y sociales que ha emprendido una campaña de concientización y politización de la población colombiana.

Esta coalición ha tomado la bandera de la unión, la diversidad y el pacto que debe existir entre los alternativos para derrotar al uribismo en las próximas elecciones.

Además, su propósito no se limita a la carrera presidencial por la Casa de Nariño en el próximo cuatrienio, sino que también tiene la ambición de renovación de las dos cámaras del Congreso de la República, logrando ser mayorías en las bancadas.

De esta coalición, que ha estado tratando de sumar a otras coaliciones alternativas, de centro y a candidatos independientes, hacen parte la Colombia Humana, Unión Patriótica, Movimiento Alternativo Indígena y Social, MAIS, Soy porque somos y Fuerza Ciudadana.

Piedad Córdoba al Pacto Histórico

Ahora, tanto Piedad Córdoba como el movimiento que ella lidera, Poder Ciudadano, serán parte de la coalición que pretende abrir camino a una profunda transformación de Colombia como país, desde la Presidencia de la República, y desde las facultades del legislativo.

La adhesión oficial del movimiento de Córdoba al Pacto Histórico se celebrará con un acto protocolario el próximo 23 de septiembre y se podrá conocer el rol que jugará Córdoba en su interior.

Para muchos colombianos, que Córdoba se sumara a la coalición en la que se encuentra Gustavo Petro fue confuso y desconcertante, pero deja ver la voluntad de los alternativos y de izquierda para derrotar a las clases políticas tradicionales.