A lo largo de los años se han formulado distintas conjeturas acerca de la influencia que tiene la televisión en el desarrollo cognitivo e intelectual de una persona, en este caso, de un televidente.

Muchos afirman que puede ser una fuente accesible de información y de conocimiento, que estimula la creatividad y la imaginación, o que permite tener un espacio de relajación y entretenimiento. Por su parte, también existen opiniones en contraste que aseveran que la televisión deteriora la inteligencia, obstaculiza las habilidades sociales, e incluso imposibilita la concentración.

La televisión y la desmotivación por los estudios

La Magíster en Educación y docente de Pedagogía en Educación Básica de la Universidad San Sebastián de Chile, Claudia González, afirma que muchos adultos se preguntan si la televisión es la causa de la desmotivación por los estudios, el bajo rendimiento académico y en algunos casos, de conductas agresivas de niños y jóvenes. No obstante, admiten sentirse sorprendidos con los conocimientos que evidencian sobre distintas temáticas que sin duda aprendieron a través del televisor.

“La clave parece estar en la cantidad y calidad de programas que los individuos ven, más que en la decisión de ver o no ver televisión”, señala la especialista.

Le gustaría: Acosadores vestidos de profesores en la Universidad de Cartagena

Lo que se dice de la televisión.

  1. La televisión incita la agresividad: Algunos afirman que la televisión constituye un patrón de comportamientos agresivos, pero expertos consideran que los modelos agresivos desde la televisión serán reorientados de acuerdo a experiencias propias. Es decir, si se vive en un entorno agresivo, las imágenes potenciarán la agresividad del televidente.
  2. La televisión afecta la concentración: La televisión estimula visual y auditivamente al televidente, acaparando toda su sensorialidad y percepción, generando imágenes mentales duraderas. Esto provoca una necesidad mayor de estímulos para concentrarse en otras actividades menos dinámicas de modo que sea posible recibir la información.
  3. La televisión obstaculiza las habilidades sociales: En algunos casos, la televisión suele ser causa o instrumento de aislamiento social, lo cual repercute en una pérdida de experiencias colectivas y una disminución en la capacidad de tratar con otros o construir relaciones sociales significativas.
  4. La televisión estimula la creatividad: La televisión es un fuerte estímulo para la creatividad. Sin embargo no debe mantenerse al televidente como un ser dependiente de lo que percibe sensorialmente, sino que también debe incitarlo a la reflexión constante acerca de lo que ve y a su aplicación en la realidad o en sus experiencias cotidianas.

Es a partir de esto, que la televisión puede constituirse en un obstáculo para el desarrollo intelectual del individuo dependiendo del tiempo empleado y del uso que se le dé a esta herramienta de información.

Le interesa: Caída de avión en Villavicencio deja 14 muertos

Efectos de la televisión en el cerebro humano

Para 1969, Herbert Krugman desarrolló una serie de experimentos sobre el efecto de la televisión en el comportamiento cerebral humano, encontrando que en menos de un minuto de ver televisión, las ondas cerebrales de una persona cambian de ondas Beta, que reflejan un pensamiento activo y lógico, a ondas Alfa. Mientras que cuando la persona analizada comenzó a leer una revista, las ondas cerebrales volvieron a ondas Beta.

Rango de frecuencia del cerebro humano

Las ondas Beta se relacionan a un estado despierto del cerebro humano, tienen un rango de frecuencia entre 14 Hz y 30 Hz aproximadamente, mientras que las ondas Alfa tienen un rango de frecuencia desde 7 Hz a 14 Hz aproximadamente, y manifiestan un estado de relajación profunda, de ensoñación similar a una condición de hipnosis, en donde las operaciones lógicas  se detienen. En este estado, la conciencia es muy manipulable.

Hoy en día, la programación televisiva es extremadamente variada, partiendo desde documentales hasta shows de entretenimiento. Dedicar largas horas del día a ver, indiscriminadamente, cualquier producto comunicativo, en lugar de destinar dicho tiempo a programas cuidadosamente seleccionados o a otras actividades que estimulen la reflexión y el pensamiento crítico, es lo que constituye a la televisión en un riesgo para el desarrollo intelectual y cognitivo del individuo.

La influencia de los medios de comunicación

Los medios de comunicación tienen la capacidad de llegar al televidente e influir en sus sentimientos y emociones, sensibilizarlo o insensibilizarlo, visibilizar hechos o invisibilizarlos, informar o desinformar. Por este motivo es tan importante tener un filtro que permita enfocar la atención en información o conocimiento pertinente y veraz, que fomente en el espectador la necesidad de cuestionar su realidad y su mundo.

Le gustaría: ¿Por qué Elif la novela preferida por las madres colombianas?

Es así como dependiendo de la cantidad y la calidad de programas que ocupan nuestro tiempo, la televisión puede ser una experiencia de estimulación intelectual y analítica o, por el contrario, un escenario de manipulación y de negligencia cerebral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here