ONG Temblores reveló 128 casos de violencia policial solo en protestas del 20 de julio

Abuso policial
Abuso policial en Colombia.

La ONG Temblores, una de las mayores defensoras de los derechos humanos en el marco del paro nacional indefinido que tiene lugar en Colombia desde el pasado 28 de abril, hizo pública la información de, por lo menos, 128 casos de violencia policial presentados en las protestas del 20 de julio.

Dentro de estos, se habría confirmado un caso de violencia sexual por parte de la Fuerza Pública.

Abuso policial en Colombia
Denuncias de abuso policial.

La violencia en Colombia

Colombia está viviendo un momento convulso en materia social, y se encuentra en la mira de la comunidad internacional.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, visitó el país y reveló su informe en que se confirman graves violaciones a los derechos humanos y crímenes de derecho internacional por parte de la Fuerza Pública, Policía y ESMAD.

Los mensajes de solidaridad de distintos países del mundo con el pueblo colombiano no se han hecho esperar, sin embargo, las instituciones estatales y el gobierno de Iván Duque han justificado y minimizado la gravedad de la situación en el país.

Por encima de un diálogo abierto con la población, se han enfrascado en la defensa de la policía y la estigmatización de la protesta social.

Abusos policiales en manifestaciones del 20 de julio

El 20 de julio, día en que se celebró la Independencia de Colombia, se programaron movilizaciones a nivel nacional en contra de las medidas de gobierno.

Pese al manifiesto compromiso de la Fuerza Pública por respetar los derechos humanos, la ONG Temblores dio a conocer 128 casos denunciados de violencia policial.

De ellos, 40 denuncias habrían correspondido a violencia física y cuatro agresiones a los ojos de manifestantes por parte de la Policía.

Cinco denuncias por el uso de la peligrosa arma Venom contra la población, 39 intervenciones violentas de la Fuerza Pública, 41 detenciones arbitrarias de manifestantes.

También se denunció la arremetida violenta de la Fuerza Pública en zonas residenciales, siete casos de afecciones respiratorias por causa de los gases lacrimógenos y un preocupante caso de violencia sexual.