La Toxi Costeña, la influenciadora que fue abandonada por sus padres

Cindy Ávila interpreta a La Toxi Costeña
Cindy Ávila interpreta a La Toxi Costeña.

Cindy Ávila es la encargada de interpretar a su personaje La Toxi Costeña, una mujer caribeña con vocabulario callejero, pero con una misión en mente, dignificar a las mujeres.

Nació en Sincelejo, pero en la adolescencia se radicó en Cartagena para encontrar nuevas oportunidades, un golpe de suerte hizo que se volviera famosa.

La Toxi Costeña, una historia de vida con muchos contrastes. Créditos El Master Francisco
La Toxi Costeña, una historia de vida con muchos contrastes. Créditos: El Master Francisco.

No todo fue color de rosa para Cindy Ávila, la influenciadora no recibió el apellido de su padre y su madre la abandonó desde pequeña, su abuela fue su cuidadora hasta los 12 años porque falleció.

Sin rumbo y sin el apoyo de su madre le tocó deambular, viviendo con familiares y amigas, luego llegó a Cartagena a una casa a realizar los oficios de ese hogar, familia que la acogió hasta la fecha.

Tiene 2 hijos, un menor de 12 años y una niña de 4 años, convirtiéndose en madre soltera. A mí me tocaba dejar de comer pa’ que mis hijos coman y decirle a mi hijo, come mi amor porque yo no tengo hambre”, afirmó La Toxi.

La historia de Macta Llega

Macta Llega es el audio de WhatsApp que luego se convirtió viral en TikTok, otras influenciadoras interpretaban este audio, pero no se sabía quién era la propietaria de esta obra de arte urbana.

“Una noche yo estoy rumbando en los troncos (Sincelejo) y yo vi al man con otra vieja, me dice alguien que estaba conmigo ‘no te metas en esa monda, que entre pelea de marido y mujer nadie se mete’ y yo vengo y le digo, acá está el tuyo con una loba”, afirmó La Toxi.

Esta historia fue compartida a través en WhatsApp cuando había cuarentena, afortunadamente para ella, los audios se viralizaron.

A un mes de las fiestas de noviembre en Cartagena, el productor y cantante Dj Dever accedió a grabar un disco que se convertiría en la sensación costeña.

Cindy Ávila trabajaba en una entidad financiera, pero por su lenguaje de alto calibre en los audios fue despedida.