La reflexión de la periodista de Noticias Caracol María Alejandra Villamizar sobre Colombia

María Alejandra Villamizar sobre la situación de Colombia
María Alejandra Villamizar sobre la situación de Colombia.

En Colombia se ha dado una naturalización de la violencia de sus experiencias en espacios de conflicto, aunadas a las representaciones sociales y las proyecciones mediáticas; han configurado esta problemática como un paisaje común.

A su vez, la corrupción por parte de los servidores públicos de las instituciones del Estado, posibilita el accionar de la ilegalidad en todo su esplendor.

El país se encuentra sumido en un mar de desempleo y trabajo informal, pues en la mayoría de los casos no se logra suplir los estándares mínimos de derechos laborales. A su vez, la política que se implementa en la ciudad estigmatiza y persigue a sectores vulnerables como los vendedores informales.

A medida que aumenta la desigualdad en un país, también aumenta la pérdida en el desarrollo humano. En Colombia casi la mitad de la población es pobre multidimensionalmente.

Por lo tanto, al existir desequilibrios en el poder económico, estos se evidencian en el dominio político. Y esto, a su vez, puede conducir a una mayor desigualdad y desastres ambientales.

María Alejandra Villamizar de Noticias Caracol reflexionó sobre la situación del país.

¿Colombia a puertas de una guerra civil?

Algunos analistas hablan de la posibilidad de una guerra civil; pues el descontento social, las problemáticas que aquejan al pueblo colombiano y la pandemia forman un coctel muy peligroso.

No se puede pasar la represión que hoy mantiene al país bajo un manto violento de desapariciones, abusos sexuales, heridos y asesinatos. Además, el Gobierno estigmatiza y persigue a las y los jóvenes.

A este panorama se le suma el hecho de que, civiles armados están disparando a manifestantes, con la clara intención de evitar las protestas a como dé lugar, pues ellos solo quieren “vivir tranquilos”. Esto evidencia que la lucha no es de partidos, la confrontación es entre pobres y ricos.

El gobierno de Iván Duque ha profundizado las problemáticas, debido a su mala gestión, la cual quedo en evidencia desde el momento que decidió llevar a cabo la reforma tributaria del 2019, que también desencadeno varias protestas.

El país ya estaba en vilo: después de un año de restricciones relacionadas con la Covid-19, el brote no hacía más que empeorar, junto con la pobreza, la desigualdad y el desempleo.

La respuesta frente a las armas y la represión por parte de la fuerza pública, ha sido jornadas creativas de expresiones juveniles, múltiples marchas feministas, interrupciones pacíficas de las vías, variedad de asambleas populares, caravanas, mítines, plantones, entre muchas otras propuestas sociales de rebeldía.