¿Jornada nacional de la oración en Colombia un acto dictatorial?

Jornada de la oración y reflexión
¡A orar!

El Ministerio de Interior aprobó la jornada nacional de la oración pedida por varias iglesias. Sin embargo, este acto causó polémica porque se cree que el gobierno quiere intervenir la religión con la política, ya que bajo la Ley Estatutaria 133 de 1994 se establece «Libertad Religiosa y de Cultos». Por eso la ministra Alicia Arango dijo que “Jornada de oración nacional es voluntaria”

Esta iniciativa propuesta por el sector inter-religioso es totalmente voluntaria y respeta las convicciones y creencias particulares, de tal manera que las personas que profesen o no algún credo, no están obligadas a participar de dicha jornada”

-Alicia Arango, Ministra del Interior

Circular sobre Jornada Nacional de Oración responde a solicitud del sector inter-religioso del país

Imagen
Imagen
  • MIUI 12 de XIAOMI será lanzado en este mes oficialmente

Jornada de Oración y reflexión

Se llevó acabo el 15 de mayo, por ser el Día Internacional de la Familia (este día se celebra por orden de La Asamblea General de las Naciones Unidas).

Ese día de recogimiento y oración, tuvo como intención principal, orar por las personas contagiadas y por el fin del COVID-19 que acecha a Colombia.

La oración, para muchos, es una de las maneras de pedir por esta crisis sanitaria, por ello, se da este espacio a nivel nacional.

Vale la pena aclarar que la jornada no implica la realización de reuniones presenciales que generen aglomeraciones, lo cual tampoco se autoriza en la circular. Los distintos actores religiosos, si así lo deciden libremente, podrán promover esta jornada en distintas plataformas virtuales, web y de comunicación”

-Ministra Arango

¿Por qué la polémica por esta jornada?

Personas que no creen en estas jornadas o que no lo creen conveniente por sus ideológicas sobre el tema, sostienen que el Gobierno colombiano no debió destinar dinero para promocionarlo.

“No vale un peso, no vale un centavo y todo se trata de un “tema simbólico”.

La ministra del interior respondió ante eso, en Blu Radio:

“Es un pedido de las iglesias. Me parece que si este es un pueblo que cree en Dios en su mayoría, hay que darle la posibilidad de rezar juntos si quieren (…) Ellos quieren que haya una autorización, para poder unirse todas las iglesias, porque es más fácil desde el Ministerio del Interior”

  • Clases virtuales con carencia de Internet y Computadoras

Presidente y vicepresidenta en la jornada

La vicepresidente Martha Lucía Ramírez, había ofrecido al país ante la Virgen de Fátima por la salud y prosperidad de todos los ciudadanos, en su cuenta de twitter junto a la siguiente imagen:

Imagen

El presidente Iván Duque también ha manifestado en sus encuentros televisivos que es muy arraigado a la religión y que todo se puede con la ayuda de Dios.

Críticas

Algunos usuarios en twitter han respondido ante la circular, estos son algunos de sus comentarios:

  • «No le veo la más mínima utilidad a esta “jornada nacional de oración” y es problemático que sea promovida por el @MinInterior, que desconoce que somos un Estado laico, así se escude en la libertad de cultos en esta circular. Es evidente que la idea es de una religión particular.»
Imagen
  • «El gobierno ya entró en fase «que los salve Dios porque yo no puedo».

  • «La vicepresidente ayer anunció como un gran logro la consagración de Colombia a la virgen de Fátima. Y hoy el Ministerio del Interior promueve una jornada nacional de oración. ¿En dónde está el Estado laico que promulgó la Constitución de 1991?»

  • «Los que hoy convocan a jornada nacional de oración son los mismos que asesinan líderes sociales y opositores, espían a la prensa, se roban las ayudas humanitarias, compran votos con dineros del narcotráfico, pagan encuestas y asesores de imagen con dineros del proceso de paz»
  • «Brutalidad ilegal del día, la mininterior Arango convoca «jornada nacional de oración«. Colombia es Estado laico, por Constitución. Otro acto dictatorial que desconoce la ley y la libertad de no creer. Estado no puede convocar a manifestaciones religiosas»