Enrique Vives, el conductor borrachín tiene familiares condenados por Agro Ingreso Seguro y narcoparamilitarismo

Familia de Enrique Vives tiene relación con Álvaro Uribe Vélez
Familia de Enrique Vives tiene relación con Álvaro Uribe Vélez.

Enrique Vives, el hombre que manejaba un vehículo en estado de embriaguez por el sector de Gaira, troncal del Caribe, en Santa Marta (Magdalena), atropelló a un grupo de siete jóvenes, accidente que les causaría la muerte a seis de ellos. En la actualidad se encuentra en una prisión en Cartagena.

El reconocido empresario y político pertenece a una de las familias más poderosas de Santa Marta, debido a su influencia política y capital económico. A pesar de su poder, varios miembros de la familia samaria se han visto envueltos en escándalos.

El crimen de Enrique Vives
El crimen de Enrique Vives.

El medio Cuestión Pública dio a conocer varios antecedentes de los principales miembros del clan familiar. Uno de los hallazgos más significativos es el hecho de que Alfredo Vives fue condenado en Estados Unidos por intento y conspiración para distribuir cocaína en 1988, con dos penas de ocho años.

En 2008, Luis Eduardo Vives Lacouture, primo de Alfredo Vives (padre de Enrique Vives), fue condenado a siete años de prisión por la Corte Suprema por vínculos con paramilitares del Frente Resistencia Tayrona, Jorge 40 y Hernán Giraldo.

A su vez, Piedad Caballero Aduen (madre de Enrique Vives), es hermana del exsenador Enrique Caballero Aduen, condenado por nexos con el líder paramilitar Hernán Giraldo.

Familiares de Enrique Vives condenados por caso de Agro Ingresos Seguro

Su padre Alfredo Vives Lacouture, es hermano de Inés Margarita y José Francisco Vives Lacouture, que fueron condenados a 12 años por el Tribunal Superior de Bogotá el 14 de diciembre de 2017 por el escándalo de Agro Ingreso Seguro (AIS).

Los hermanos Vives Lacouture se beneficiaron del programa del Gobierno Nacional, sin merecer las ayudas económicas que se brindaban a los campesinos a través de proyectos.

“Los hermanos presentaron varios proyectos aparentemente independientes que en realidad conformaban una unidad de explotación económica, circunstancia que les permitió acceder a montos acumulativos superiores a los previstos en las convocatorias, maniobras a través de las que se apropiaron de manera injustificada de recursos públicos”, dice la sentencia.

Las fincas fueron fraccionadas por los hermanos, para obtener recursos económicos del Gobierno. Por lo tanto, sí tuvieron una gran responsabilidad en los desfalcos a la nación.

«Se demostró que los dos procesados recibieron subsidios por un valor de 4.000 millones de pesos, para ello alteraron documentación sobre los predios que no cumplían con los requisitos exigidos por el Ministerio de Agricultura y así se apropiaron de manera ilegal de dineros del Estado», señaló la sentencia del juez.

A su vez, presentaron documentación falsa de tres predios y proyectos para ser beneficiarios del programa AIS. Los delitos por los cuales fueron condenados son: peculado por apropiación a favor de terceros y falsedad en documento privado.