Donaron arroz en mal estado a olla comunitaria en Bogotá ‘para que se lo comieran los mamertos’

Donante malintencionado en olla comunitaria
Denuncian donante malintencionado.

La presidenta del Centro de Pensamiento Progresista Latinoamericano, CPPL, Cielo Rusinque Urrego, ha estado apoyando la iniciativa de las ollas comunitarias organizadas por Son 15 letras en la ciudad de Bogotá.

Sin embargo, reveló que alguien habría donado arroz en mal estado, con gorgojos, con intención de que los ‘mamertos’ se lo comieran. El acto ha sido rechazado en redes sociales y ha generado indignación.

Unicentro
Olla comunitaria.

La olla comunitaria en Bogotá

Cielo Rusinque viene apoyando la iniciativa de las ollas comunitarias en Bogotá que tienen como población objetivo a los vendedores ambulantes e informales.

Esto permite que personas en nivel de vulnerabilidad que luchan día a día por su sustento diario puedan acceder de forma gratuita, por lo menos, a una de las comidas del día.

Pese a que en la ciudad no existen muchos comedores comunitarios, algunos de ellos han protagonizado escándalos por alimentos inadecuados, como en las localidades de Usme y Kennedy en que se reveló que tres comedores servían carne de caballo con bacterias intestinales.

Esta manera injusta de solidaridad ha llevado a que muchas personas de adhieran a las iniciativas sociales y humanitarias en la capital, aportando fondos económicos o mano de obra para la preparación de los alimentos, sin embargo, no todos tienen buenas intenciones.

Donaron arroz con gorgojos

Rusinque denunció que uno de los sacos de arroz que fueron donados al proyecto venía lleno de gorgojos, por lo que uno de los organizadores, creyendo que se trataba de un error o de un descuido, se comunicó con el donador para informarle y preguntarle si se podía hacer un cambio.

La sorpresa fue que no fue accidental, sino que quien donó el alimento en mal estado lo hizo de forma intencional para que lo cocinaran y se lo comieran a quienes llamó «mamertos'».

Este caso de intolerancia y mala fe ha generado indignación entre la población colombiana que, en redes sociales, ha condenado el actuar del donador.