No hay límites: anciana aprendió a leer y a escribir a los 104 años

Kuttiyamma
Abuela Kuttiyamma aprendió a leer y escribir.

Una anciana hindú de 104 años que nunca antes había ido a la escuela, aprendió a leer y a escribir, a pesar de los inconvenientes de la edad; se casó desde los 16 años y desde entonces se dedicó a su familia, tuvo 5 hijos y su marido falleció. Hoy se convirtió en ejemplo para el mundo. Estudio de Harvard revela que los adultos mayores deben aumentar las actividades físicas.

“Siempre quise aprender, intentaba, leer el alfabeto cuando lo veía. Pero nunca pude estudiar porque tenía que hacer las tareas del hogar. Mi hermano sí fue a la escuela.”, expresó la anciana tras ser entrevistada por la hazaña de formarse académicamente a tan avanzada edad.

Abuela Kuttiyamma
Abuela Kuttiyamma.

Aunque nunca tuvo la oportunidad de estudiar, sus logros, a esta edad avanzada, muestran que nunca dejó su sueño de estudiar; se inscribió a un curso similar a la primaria, en el que también salió muy sobresaliente en el área de las matemáticas.

Le gustaría: Un ejemplo para los jóvenes: Óscar Murillo de la Selección Colombia se graduó a los 33 años del bachillerato

En su juventud administraba una tienda de verduras y le era muy sencillo sacar cuentas y realizar operaciones, porque siempre le encantaron las matemáticas.

Su tutora era Rehna John, una vecina que se convirtió en su docente, quien resaltó la tenacidad de la abuela para tomar las clases cada día en las horas de la tarde, después de terminar sus labores, definiéndola como una alumna muy entusiasta.

Le interesa: Daniel Quintero entrega más de 5 mil computadoras para jóvenes en Medellín

Su ejemplo de vida ha dado la vuelta al mundo entero dejando un claro y sencillo mensaje “la edad nunca será un impedimento cuando la voluntad de aprender está viva”.

Las dificultades que llegan con la edad, como la pérdida de la visión y la capacidad auditiva no la acomplejaron; la tenacidad de la abuela, combinada con la paciencia de la profesora, dieron su fruto,

El premio a la tenacidad de la anciana, Kuttiyamma y a la paciencia de Rhena se le dio cuando obtuvo un puntaje en el examen de alfabetización de 89 puntos sobre 100.

Lea también: Doralys Rómulo, la niña prodigio del vallenato