Apocalipsis en Afganistán: talibanes comienzan a implementar la ley islámica Sharía

Los talibanes han estado impidiendo que los afganos accedan a las terminales del aeropuerto.Crédito EPA
Los talibanes han estado impidiendo que los afganos accedan a las terminales del aeropuerto. Crédito: EPA.

El reinado de terror de los talibanes ha comenzado cuando, según los informes, los combatientes van de puerta en puerta con una lista de asesinatos y las mujeres enfrentan tortura y ejecución bajo nuevas reglas brutales.

Ya están surgiendo informes inquietantes de Afganistán cuando el gobierno colapsó y los talibanes tomaron el poder una vez más casi 20 años después de ser expulsados ​​por Occidente.

Los combatientes talibanes se divirtieron en autos chocadores después de tomar el control de un parque temático en KabulCrédito: Twitter
Los combatientes talibanes se divirtieron en autos chocadores después de tomar el control de un parque temático en Kabul. Crédito: Twitter.

Las fuerzas de los talibanes ya se han comprometido a reintroducir las leyes retorcidas que los vieron maltratar a las mujeres y a los homosexuales cuando gobernaron Afganistán en los años noventa.

Y ya ha habido informes a lo largo de su avance de mujeres asesinadas a tiros y niñas de hasta 12 años arrastradas de sus hogares para «casarse».

Sin embargo, parece que su primera misión es marcar a las víctimas que se han abierto camino en su «lista de asesinatos» mientras cazan a cualquiera que pueda haber ayudado a las fuerzas de los EE. UU., El Reino Unido y otras naciones durante la ocupación.

Zabihullah Mujahid apareció en público por primera vez después de 20 años en las sombras después del asombroso éxito de los fanáticos al derrotar al gobierno afgano.

En una conferencia de prensa en Kabul el martes por la tarde, Mujahid, según una traducción de Al Jazeera, dijo a los periodistas: «No tenemos ningún rencor contra nadie.

Hemos perdonado a todos, a todos los que nos han combatido. No queremos volver a repetir ningún conflicto, ninguna guerra, y queremos acabar con los factores de conflicto.

Por lo tanto, el Emirato Islámico no tiene ningún tipo de hostilidad o animosidad con nadie, las animosidades han llegado a su fin y nos gustaría vivir en paz. No queremos enemigos internos y externos«.