A Guillermo Lasso, el Duque de Ecuador le renunciaron sus ministros por inepto

Guillermo Lasso presidente de Ecuador e Iván Duque, presidente de Colombia
Guillermo Lasso presidente de Ecuador e Iván Duque, presidente de Colombia.

A pocos días de que Guillermo Alberto Santiago Lasso Mendoza, el presidente de los ecuatorianos, cumpla su primer año de mandato, cuatro de sus ministros han dimitido de sus cargos en las últimas 48 horas, según la secretaria de comunicaciones de la presidencia, todo se debe a que el presidente pidió la renuncia de todo su gabinete. Gobierno Duque gastó millonarios recursos para perfilar a 468 «influenciadores».

Previo a estas cuatro renuncias, en el mes de marzo había renunciado la ministra de gobierno Alexandra Vela, por estar en desacuerdo con la disolución del Congreso planteada por el presidente Guillermo Lasso. Lasso es considerado el Iván Duque de Ecuador.

Guillermo Lasso
Guillermo Lasso, presidente de Ecuador.

Los ecuatorianos dan cuenta de una crisis generada por su mal gobierno, la destrucción de los servicios públicos del país y lo califican como lo peor que le ha ocurrido a la nación vecina.

Guillermo Alberto Santiago Lasso Mendoza no se ubica en ninguna ideología, afirma creer en las buenas ideas; asimismo, no ha respondido cuando se le ha preguntado si es de derecha o izquierda, es declarado enemigo del que considera el socialismo del siglo XXI promovido desde Venezuela y Cuba.

Le gustaría: Gustavo Bolívar le pide a de la Calle, Fajardo y Robledo no repetir lo sucedido en Ecuador

La crisis ministerial del momento en el Ecuador vista desde la óptica del gobierno, se explica como una renovación previamente planeada dentro de una llamada evaluación de todo su gabinete, con el fin de renovar el gabinete ministerial del país.

Sin embargo, vista desde la ciudadanía, las renuncias se dieron antes que el presidente las solicitara, como se puede evidenciar en las razones expuestas en las cartas de renuncia de los exfuncionarios que dimitieron.

Estas renuncias suceden en el momento en que el país atraviesa uno de sus peores momentos marcado por una guerra declarada del gobierno contra el narcotráfico y una sangrienta crisis carcelaria que deja 350 reclusos muertos por enfrentamientos entre presos miembros de bandas por el poder dentro de las cárceles del país.

Los cambios, según el gobierno, se justifican porque el país necesita los mejores perfiles que den un nuevo rumbo a las instituciones del gobierno nacional, para garantizar el bienestar de todos los ciudadanos en toda su integralidad.

Lea también: ‘Gestión desastrosa’: renuncia consejera de DDHH del gobierno Duque