La educación superior en Colombia, ¡la única que puede traer desarrollo! | PLURALIDADZ.COM

0
universidades públicas
Vista aérea de la Universidad de Cartagena, Sede San Agustín. Universidad Pública Departamental creada en 1827.

En el contexto de la discusión acerca de los métodos de financiación del sistema educación superior en Colombia, las estructuras del gasto del gobierno nacional y la exigencia de mayores recursos para la educación pública universitaria, vale la pena analizar la importancia que tiene la educación en el desarrollo de la sociedad.

Vale la pena mostrar algunos datos de educación para Colombia, los cuales han evolucionado en sus tasas de cobertura a nivel de educación superior, pasando de un 31,6% en el año 2007 a un 52,8% para el 2017, dentro de un total de 2.280.327 estudiantes matriculados según datos del Ministerio de Educación Nacional (MEN). De este total de estudiantes, es en cierta medida proporcional el número de estudiantes matriculados en entidades oficiales (50,7%) y privadas (49,2%).

Le interesa: Colombia no recicla y puede estar en graves problemas

La calidad

En términos de calidad, medida por diferentes rankings, se observa que por el QS ranking 4 de las 10 primeras son universidades públicas, del ranking U-Sapiens 7 de las 10 primeras, y para el Shanghai Ranking, dentro de las 1000 mejores universidades del mundo, destacan una pública (Universidad Nacional) y una privada (Universidad de los Andes), estando mejor calificada la Universidad Nacional en comparación con la Universidad de los Andes, en todos los ítems evaluados.

Al apreciar el breve contexto de la educación superior y la caracterización de la misma de acuerdo a su oferta y su demanda, podemos considerar el aspecto social que la educación superior juega a nivel de país, y podemos empezar desde los postulados de Becker (1964) para el cual:

“el capital humano se sustenta en que las personas puedan amplíar sus capacidades como consumidores, al invertir en sí mismos, y que la escolaridad es la mayor inversión, puesto que los individuos acumulan capital humano con el fin de aumentar habilidades que son recompensadas en el mercado del trabajo”

Habilidades que para Schultz, (1961) representan la capacidad de alcanzar un mayor bienestar personal y a su vez social.

La educación superior en Colombia como garante de movilidad social

En una investigación publicada en la revista del Banco de la República respecto al tema, se distingue empíricamente la diferencia en términos de valor agregado que aportan las instituciones de educación superior (IES) al nivel educativo de los estudiantes al ingreso respecto a su nivel al término del período de estudio, resultando ser en 11 de las 12 carreras analizadas más provechoso estudiarlas en universidades públicas en comparación con las privadas (Guarín et al, 2016), permitiendo con estos estándares de calidad cubiertos alcanzar mejores posiciones en los ámbitos profesionales, económicas y sociales.

Visto de esta forma, los retornos de la educación significarían un movimiento en las estructuras sociales jerárquicas, por medio de la cual la persona alcanza mayores niveles económicos en comparación con su línea base familiar, teniendo en cuenta para ello la población en mayor condición de vulnerabilidad, la cual es la que representa en su gran mayoría, el número de estudiantes que componen, dado que logran acceder a la educación superior, a las universidades públicas.

Es por tanto que el acceder a instituciones de alta calidad de educación pública para la población más pobre puede significar un logro en términos de bienestar social para el país.

Le gustaría: La crisis de las universidades públicas en Colombia

Con lo anterior se quiere brindar claridad a la idea de responsabilidad social a la que debe apuntar la educación, en la cual ésta debe servir como un mecanismo que permita la igualación de oportunidades para toda la población, siendo conscientes de las grandes brechas que separan a la población en los quintiles más altos y los más bajos de la distribución de ingresos, de tal forma que las IES deberían poder cubrir éstas diferencias pre-existentes que están dadas por las condiciones familiares, socioeconómicas y demás de los estudiantes.

La educación debe servir por tanto para promover el ascenso social y así contribuir a la disminución de la pobreza y desarrollo del país (Araujo-Vallejo, 2014).

El enfoque

La educación superior en Colombia debe estar sustentada en este mecanismo, en especial la educación pública, debido a que la mayor proporción de estudiantes que acceden a la universidad pública provienen de familias con bajos ingresos, con un bajo backgrounds en comparación con la población universitaria que cuenta con la capacidad para financiarse en las entidades privadas, y que en general tienen una mayor amplitud de oportunidades que los primeros.

En conclusión, el gran carácter de importancia de la universidades públicas en el país es el sentido original por la cual es creada, para brindar educación de calidad a la población con baja capacidad monetaria, permitiéndole de esta forma equilibrar en cierta medida aquellas diferencias pre-existentes entre la población estudiantil, aumentado sus habilidades y dotando de una mayor competitividad a esta población, con la cual de haber sido diferente difícilmente se hubiera logrado.

Le interesa: El lado oscuro de Luis Carlos Sarmiento Angulo

Las universidades públicas en Colombia seguirán siendo importantes y valdrá la pena defenderlas porque permiten mayor desarrollo económico y social, generando mayor dinamismo en las estructuras sociales intergeneracionales de la población en la parte inferior de la distribución de ingresos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here